Según pasa el tiempo, nos proponemos metas que pueden ir desde adquirir el primer auto y completar una carrera universitaria, hasta comprar la casa de nuestros sueños. Pero a veces, estamos tan afanados con cumplir ese deseo que podemos tomar decisiones equivocadas.

Por ejemplo, compras la casa que tanto querías, pero ahora no te sobra dinero para afrontar una emergencia económica, irte de vacaciones, o simplemente darte un gusto. Así que, antes de decidirte a comprar debes tener claro varios asuntos.

¿Qué debo preguntarme antes de comprar una propiedad?

¿Cuento con el ingreso suficiente? Debes poder demostrar que mensualmente cuentas con un sueldo o ingreso fijo para pagar todas tus cuentas, además del préstamo hipotecario. Este último no debe sobrepasar el 30% del total de tu salario bruto. Por ejemplo, si recibes $2,500 al mes, el pago mensual de tu hipoteca no debería pasar de $750.  Es positivo realizar una precalificación para que tengas una idea clara del rango de valor para el cual pudieses aspirar de acuerdo a tus ingresos y compromisos económicos.

¿Cuáles son tus compromisos económicos? Prepara una tabla donde escribas y sumes todas las cuentas que pagas cada mes, como tarjetas de crédito, préstamo de auto, gastos de agua, luz, celular, gasolina y seguro médico, entre otros. Al sumar las cuentas, notarás qué cantidad de tus ingresos puedes destinar para una propiedad.

¿Cuánto gastas en cosas extras? Durante un mes o dos, anota día por día en qué gastas el dinero que te sobra luego de pagar tus cuentas y necesidades básicas. Sea pequeño o grande el gasto, anótalo. Si te antojaste de un helado o un chocolate, adquiriste un par de zapatos, fuiste a ese concierto que tanto esperabas, o si tuviste que comprar un regalo de cumpleaños; anótalo. Recuerda que habrá meses con gastos adicionales, como la temporada navideña y el regreso a la escuela. Este ejercicio te ayudará a determinar cuánto dinero necesitas para cosas extras

¿Haz ahorrado suficiente? Los expertos recomiendan contar con una reserva para cubrir todas tus cuentas por al menos tres meses. Por ejemplo, si ganas $2,500 al mes, debes contar con un mínimo de $7,500. Expertos en finanzas recomiendan la regla 50-30-20, con la cual el 50% de tus ingresos mensuales es destinado para cubrir cuentas y necesidades básicas, mientras el 30% va dirigido a gastos extras y el 20% va directo a la cuenta de ahorros.  Recuerda que si decides hacer una compra financiada, deberás contar con ahorros para el pronto y gastos de cierre; así como para imprevistos, muebles, enseres, etc.

Como ves, contar con ahorros y saber distribuir tu dinero entre tus cuentas y necesidades es esencial para dar el gran paso de comprar y disfrutar el hogar de tus sueños.  En deShow  encuentras la propiedad que estás buscando.  Comunícate con uno de nuestros representantes para orientación o llámanos al 787-489-0990.

 

 

_

Imprimir (2)

You have reached the maximum of four properties per comparison.

0 Favoritos
0 Mostrar
lista